Beneficios del Omega 3 en la circulación sanguínea: todo lo que debes saber

Los ácidos grasos omega-3 son un componente vital de nuestra dieta diaria. Se encuentran en varios tipos de pescado, como el salmón, las sardinas y la caballa. Estos ácidos grasos son responsables de disminuir la inflamación de nuestro cuerpo, mantener sano nuestro sistema cardiovascular y conservar la salud de nuestro cerebro. Uno de los principales beneficios de los ácidos grasos omega-3 es su impacto positivo en nuestra circulación sanguínea.

¿Qué es el omega-3?

El omega-3 es un tipo de ácido graso poliinsaturado esencial para nuestro organismo.

Nuestro cuerpo sólo puede obtenerlo a través de la dieta o suplementos porque no puede producirlos por sí mismo.

Los dos tipos principales de ácidos grasos omega-3 son el EPA (ácido eicosapentaenoico) y el DHA (ácido docosahexaenoico), ambos presentes en pescados grasos como el salmón y la caballa.

el omega 3 sirve para la circulación

El papel de los Omega-3 en la mejora de la circulación sanguínea

Los ácidos grasos Omega-3 ayudan a mejorar la circulación sanguínea al disminuir la inflamación de nuestras arterias. Hacen que nuestros vasos sanguíneos se dilaten y mejoren su flexibilidad, lo que en última instancia conduce a un mejor flujo sanguíneo. También se ha demostrado que los ácidos grasos omega-3 mejoran el nivel de colesterol bueno, también conocido como HDL, que ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiacas.

Beneficios del omega-3 para la circulación sanguínea

Previene la coagulación de la sangre

el omega 3 sirve para la circulación cuerpo

La coagulación de la sangre puede provocar enfermedades graves como derrames cerebrales, infartos de miocardio y embolias pulmonares.

Los ácidos grasos omega-3 ayudan a prevenir la coagulación de la sangre haciendo que nuestras plaquetas sean menos pegajosas, disminuyendo la aglutinación e inhibiendo la formación de coágulos sanguíneos.

Ayuda con la hipertensión

La hipertensión es un importante factor de riesgo de enfermedades cardiacas y derrames cerebrales. El ácido graso omega-3 puede ayudar a reducir la presión arterial mejorando la función arterial, disminuyendo la inflamación y reduciendo el estrés oxidativo.

Mejora la función de los vasos sanguíneos

Los ácidos grasos omega-3 ayudan a mejorar la flexibilidad y la función de nuestros vasos sanguíneos. Activan las células endoteliales, que son células que recubren las paredes internas de nuestros vasos sanguíneos, lo que conduce a una mayor producción de óxido nítrico, que es una molécula que hace que los vasos sanguíneos se dilaten.

Reducen la inflamación

La inflamación en nuestras arterias puede conducir a la aterosclerosis, que es un proceso de acumulación de placa en las paredes de nuestras arterias.

Los ácidos grasos omega-3 tienen efectos antiinflamatorios que pueden reducir la inflamación de nuestro organismo y de nuestras arterias, lo que mejora la circulación sanguínea.

el omega 3 sirve para la circulación sanguinea

Cómo incluir omega-3 en tu vida

Los ácidos grasos omega-3 pueden obtenerse a través de la dieta o de suplementos. Entre los alimentos ricos en omega-3 se encuentran los pescados grasos como el salmón y la caballa, las semillas de lino, las semillas de chía, las nueces y la soja. Si no puedes obtener suficientes omega-3 a través de la dieta, también puedes tomar suplementos de aceite de pescado o suplementos de omega-3 de alta calidad, aquí te recomendaremos uno formulado para las necesidades diarias.

Pensamientos finales

Los ácidos grasos omega-3 tienen numerosos beneficios para la salud de nuestro organismo, sobre todo para mejorar la circulación sanguínea. Ayudan a prevenir la coagulación, mejoran la función arterial y reducen la inflamación. Incluir pescados grasos, semillas de lino y semillas de chía en tu dieta o tomar suplementos es una forma excelente de asegurarte de que ingieres suficientes omega-3 en tu dieta. Al incorporar más fuentes de omega-3 a tu vida, puedes contribuir a mantener un sistema cardiovascular sano y reducir el riesgo de cardiopatías y accidentes cerebrovasculares.